La investigación realizada por el reporte anual de Mujeres Directivas de Grant Thornton International LDT tras el día Internacional de la Mujer 2018, revela que las medidas políticas para promover el ascenso de la mujer en los puestos de liderazgo empresarial son insuficientes.

A pesar de que se ha producido un progreso en cuanto al número de empresas que cuentan con mujeres en la alta dirección, se puede visualizar en la investigación que para impulsar al sector no basta con una introducción de políticas, sino que se requiere de una cultura de inclusión impulsada desde arriba para generar el cambio.
Además, la investigación también refleja que, a escala mundial, más negocios cuentan con, al menos, una mujer en el equipo de alta dirección, sin embargo, la proporción de mujeres en los equipos, a nivel general, se ha reducido.

El informe de Grant Thornton investiga el rol que cumplen las empresas y el gobierno para generar esos cambios, así como las políticas internas que se emplean. Los datos muestran que las empresas cuentan con abundantes medidas políticas en cuanto a la igualdad de género. No obstante, en el informe se refleja que para que esas políticas adquieran un progreso real, la plantilla ha de estar culturalizada y tener, de manera arraigada, el sentimiento genuino de que la diversidad es un factor positivo e imprescindible para las empresas. Para ellos, los líderes serán los que deberán fomentar este tipo de cultura y promoverla de una forma interna, ya que en la investigación se puede visualizar que las empresas con mayor éxito son aquellas que cuentan con una plantilla más variada y las cuales tienen un tipo de pensamiento en el que la diversidad siempre suma.