¿Yo puedo ser líder?¿una persona tímida puede ser un líder? ¿hace falta hablar bien en un micrófono o tener una personalidad dominante para ser líder?

Según muchos estudios se puede nacer con ciertas habilidades que te pueden hacer un líder potencial, pero la clave está en desarrollarlas para llegar a ser un líder real. Rafa Nadal, el mejor tenista español de la historia, comentó en alguna ocasión que genéticamente Roger Federer tenía un cuerpo que era ideal para jugar al tenis y que la genética lo había favorecido, pero sin embargo Rafa Nadal ha conseguido otras habilidades que le han
dado la victoria ante Federer en muchas ocasiones. Hay que tomar en cuenta que por lo general esas habilidades se consiguen con esfuerzo, perseverancia, dedicación y preparación, sobre todo en el deporte.

Pero no siempre es así. Si por ejemplo hablamos de política una persona puede llegar a ser considerado un “líder político” porque dice lo que la gente quiere escuchar, logra generar ese “contacto” que permite que la gente le crea y le siga, porque tiene unas excelentes capacidades de comunicación que le permiten llegar al corazón de sus seguidores o porque sencillamente cuenta con un equipo extraordinario de consultores que le dicen qué decir, cuándo decirlo, cómo decirlo y a quién decirlo.

Un líder dentro de la empresa puede también serlo porque conecta bien con sus compañeros, porque tiene una gran reputación, porque es considerado un gurú en lo que hace o porque goza de una credibilidad a prueba de rumores. Todas estas variables suelen ser una combinación entre tener la facilidad innata, preparación, práctica
y experiencia.

leader

Hay que tener muy claro que una cosa es la autoridad y otra el liderazgo. Una persona que tiene un cargo superior al tuyo puede ser tu jefe, tiene mayor jerarquía y puede ejercer su autoridad sobre sus subalternos dentro de los límites de las normas sociales y profesionales.

Los subalternos están ciertamente obligados a seguir las instrucciones de su jefe que las emite basándose en su autoridad, que no se la dan sus subalternos, se la da una persona con rango aún mayor o un ente de jerarquía superior (consejo directivo, cargo político, etc.); pero si, siempre estamos hablando de autoridad. En el ámbito militar se entiende muy bien lo que es la autoridad o lo que es la cadena de mando. Sin embargo, cuando hablamos de liderazgo, la cosa cambia.

Para ser líder un jefe tiene que tener mucho más que solo la autoridad sobre otros. Lo ideal es que el jefe sea un líder, aunque el líder no tiene por qué ser el jefe. Lo que sí es casi un consenso general entre los estudiosos del liderazgo es que para lograr ser un buen líder es necesario acumular experiencias que te permitan entender realmente cómo ser ese buen líder y ejercer como tal.

¡OJO! Según muchos estudios se puede nacer con ciertas habilidades que te pueden hacer un líder potencial, pero la clave está en desarrollarlas para llegar a ser un líder real.